La Vida

martes, 24 de febrero de 2009

Relaciones para la libertad



La sabiduría tiene una nota clave: el compartir y compartir, sana los infartos en las relaciones que han sido producidos por el apego.

El apego es amor con miedo, amor temeroso, posesivo, es amor que no libera. El amor que no libera no es amor.

Nos amamos para liberarnos, para mejorarnos. Te amo para que cuando pases por mi vida, te vayas mejor de lo que viniste, y me dejes a mí, también, mejor que cuando llegaste.

Nos hemos amado si al separarnos no sentimos la separación como ruptura, sino que nos quedamos en el corazón, plenos del otro, cuando se va.

Jorge Carvajal

4 comentarios:

El lobo estepario dijo...

El amor es libertad. Si hay contrato ya no es amor.

Compartir, siempre compartir.

Te comparto un abrazo.

sankaradas dijo...

Si preguntásemos que es el amor, para la mayoría de gente no es más que dependencia física, económica, psíquica, costumbre en la compañía, miedo a estar solo, que dirán, etc. al final dependencia. Uno de los enemigos principales que tenemos es la dependencia. El amor tiene que ser libre, generoso, independiente, voluntario, compartido, que nos permita crecer espiritualmente que no nos ahogue, que nos dé visión de compartir no de poseer o de ser poseído. Un minuto de este tipo de Amor no se puede comparar con lo que se llama amor. El tiempo no existe porque es eterno.

Namasté

Silvia García dijo...

" Te amo para que cuando pases por mi vida, te vayas mejor de lo que viniste, y me dejes a mí, también, mejor que cuando llegaste".
Esto no tiene desperdicio, querida María y es algo que todos deberíamos tratar de experimentar.
Yo lo experimento con vos, cada vez que te visito, me voy mejor, más plena, más madura.
Un abrazo de corazón

Lorena dijo...

¡Qué texto más precioso, María!

Y el vídeo, igual que el del otro día, de lo más apropoiado, casi se me saltan las lágrimas viéndolo...

"Nos hemos amado si al separarnos no sentimos la separación como ruptura, sino que nos quedamos en el corazón, plenos del otro, cuando se va". Me quedo con esa parte, quizá porque sea la más dura y, pese a ello, tan cierta como el resto.

Un abrazo y un beso.

Lorena.