La Vida

jueves, 26 de febrero de 2009

El Zorro


Un hombre que paseaba por el bosque vio un zorro
que había perdido sus patas,
¿cómo podía sobrevivir?

Entonces vio llegar a un tigre con una presa en la boca,
el cual una vez harto,
dejó el resto de la carne para el zorro.

Al día siguiente, Dios volvió a alimentar al zorro
por medio del mismo tigre.

El hombre comenzó a maravillarse
de la inmensa bondad de Dios
y se dijo a sí mismo:
“Voy también yo a quedarme en un rincón,
confiando plenamente en el Señor,
y me dará todo cuanto necesito”.

Y así lo hizo durante muchos días,
pero no pasaba nada.

El pobre hombre estaba casi
a las puertas de la muerte
cuando oyó una voz que le decía:

“¡Oh tú, que te hallas en la senda del error,
abre tus ojos a la Verdad!
Sigue el ejemplo del tigre
y deja ya de imitar al pobre zorro mutilado”.


Se desconoce autor

1 comentario:

sankaradas dijo...

Namsté María Durga.

Me gustaria compartir con vosotros otra historia que cereo que os gustará.

Un discípulo de un gran maestro, seguidor fiel de sus enseñanzas iba caminando a casa de su gurú, cuando de repente ve venir un elefante desbocado hacia él, el pobre hombre que va a encima gritó, elefante desbocado apartaos, apartaos, pero él no le hace caso se planta en medio y se pone rezar o gran Shiva tú me librarás de todo mal, a pesar de sus ruegos del elefante le atropelló y le dejó mal herido. Cuando el maestro lo fue a visitar él le dijo, como es que Shiva no me libró del mal?, como es que no me escuchó?. A lo que el maestro le respondió, como puedes decir que no te contestó no oíste su voz que te decía elefante desbocado apártate, apártate.