La Vida

viernes, 18 de junio de 2010

EL ALMA DE LAS COSAS Y LAS COSAS DEL ALMA


Es muy curioso lo que a veces sucede con sólo mirar una fotografía. El otro día al contemplar una, sentí algo bien especial, fué como si muchas cosas se colocaran en su lugar, cosas de ahora, cosas del pasado...

La foto mostraba un objeto del siglo XIX, en su descripción al pie de la misma, hacía referencia a la familia propietaria de origen. Él, el objeto, era hermoso y a pesar de los años su estado magnífico; pensé en cuantas cosas habrá visto, cuantas personas se habrían servido de él, con cuanto amor y/o apego lo habrían cuidado para hoy lucir así...

Mi mente comenzó a divagar... ¿Tendrán alma las cosas? Si así fuera pensé, seguro que este objeto se sentirá orgulloso de que su procedencia sea reconocida, honrada y respetada... En ese divagar, mi mente fué volando de un lugar a otro, de un objeto a otro para finalmente ir a un artículo publicado en otro blog y del que dejo aquí un resumen:


"En mi alma había una gran dificultad que hacía que me sintiera muy perdida, ya que yo era fiel a mi sistema de origen y también fiel a mis padres adoptivos, ya que ellos sostuvieron mi vida y procuraron darme siempre lo mejor. Esto me causaba un gran desequilibrio ya que no sabía cual era mi lugar, a dónde pertenecía realmente".

"En algunos casos esos padres de adopción no decían a esos niños que eran adoptados pero el alma sabe, y lo manifiesta".

Y seguí divagando... sobre los orígenes y su retorno a ellos... sobre las cosas del alma y el alma de las cosas... sobre "almas" que parten de un lugar y luego de una larga travesía retornan a su lugar de origen para ser al fin reconocidos, y así cerrar círculos, capítulos, etapas... y divagando divagando... sentí, pensé: todo está bien como está, siempre todo es para bien... y agradecí .
¡Gracias!

9 comentarios:

Poseidón dijo...

Hola,

Gracias por haber recogido el sello en el FAROL.

"Cette autre vie qu'est cette vie dès qu'on se soucie de son âme."

"Une œuvre d'art, c'est le moyen d'une âme."

FELIZ FIN DE SEMANA

BESOS

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Todo está compuesto de átomos, y cada átomo está compuesto de energía, energía que es otro de los nombres de Dios...

Te bendigo

Isaac

Carla. dijo...

Gracias por estar siempre al pendiente.
Y yo también he divagado sobre el alma de las cosas. Y de cómo a veces las cosas sobreviven a las relaciones y a las personas...las fotos, la ropa, tantas cosas...

Millones de abrazos.
Y biquiños.

QUEOQUINA dijo...

María, gracias por esta reflexión, por ahora me la llevo, un fuerte abrazo.

Silvia García dijo...

Claro que sí mi querida María, todo está bien como está, siempre todo es para bien y por alguna razón, y también agradezco a Dios, a la vida.
¡Gracias! y gracias por estar siempre.
Un abrazo desde mi alma
Silvia

arianna dijo...

Siempre escribes desde el alma

yo tambien creo que hasta en los recuerdos cuando los miras ves su alma

Gracias Maria, preciosa entrada

un cálido abrazo

Silvia García dijo...

Ayer olvidé decirte que estás hermosa en las fotos.
Un placer verte.
No sabes cuanto me gustaría abrazarte.
Te los doy desde aquí, yo también te quiero mucho.
Abrazos de amor
Silvia

Estrella Altair dijo...

Maria, no hay duda que nos parecemos, somos almas con sentidos similares..

me encantan los objetos antiguos, percibo en cada uno de ellos su alma, no hay duda que la tienen, como los edificios, las calles y como no esos pequeños mueblos de la casa, copas, cristalerias, lámparas, sortijas, dedales, cuadritos.. que fueron de otros que vivieron otras vidas..

Me encantó el artículo amiga del alma

Besos muchos y de corazón

Gizela dijo...

Sabes?
Siempre que veo una antigüedad en una tienda, pienso, si ella no tiene guardada, las alegrías o las tristezas, que presenciaron en manos de sus diferentes o únicos dueños.
Me encantan, pero jamas las he podido comprar...
Es algo que no puedo dejar de sentir y pensar.
Me recordó eso tu post...
Me quedo con tu ultimo pensamiento
todo está bien como está, siempre todo es para bien... y agradecí .
Besos
Te quiero mucho